mié. Abr 24th, 2019

Nuevo inicio para Mellizos con su joven piloto

Los Mellizos de Minnesota contrataron al manager más joven de las mayores. Reconfiguraron el extremo derecho de su cuadro interior. Tendrán también nuevo cerrador, en caso de que el piloto novato Rocco Baldelli, decida optar por una rotación en el noveno inning.

No se trata de un borrón y cuenta nueva. Los Mellizos han confeccionado un roster que, con el paulatino crecimiento o repunte de sus jugadores menores de 28 años, tiene la capacidad de por lo menos exigir a los Indios de Cleveland, campeones de la División Central de la Liga Americana en las últimas tres temporadas. Después de todo, se clasificaron a los playoffs hace dos años.

Con las incorporaciones de Nelson Cruz, C.J. Cron, Jonathan Schoop y Marwin González en la alineación, el poder ofensivo se ha incrementado significativamente. Michael Pineda y Martín Pérez, las nuevas adiciones de la rotación, cuenta con 245 aperturas en sus carreras entre sí. Blake Parker, quien se encargó del noveno episodio la mayor parte del año pasado con los Angelinos de Los Ángeles, reforzó el bullpen.

La novedad más notable es la de Baldelli, de 37 años. Viene de ocho campañas cumpliendo una amplia gama de funciones con los innovadores Rays de Tampa Bay, luego que su prometedora carrera como jugador fue truncada por un trastorno de fatiga muscular.

Paul Molitor fue despedido el pasado otoño tras cuatro años, un ciclo en el que fue laureado con el premio al Manager del Año en la Americana en 2017. Tras la destitución, Baldelli se convirtió en la última pieza del recambio en la organización orquestado por Derek Falvey, el director de operaciones de béisbol, y Thad Lavine, el gerente general, al ser contratados tras la temporada de 2016.

Al recurrir a una estrategia de colaboración, comunicación y, por supuesto, uso del análisis estadístico, los Mellizos robustecieron su organización, cambiaron tareas para sus coaches y recurrieron a la mayor cantidad posibles de novedades tecnológicas para mejorar a un equipo que no gana una serie de postemporada desde 2002.

Identificaron a Baldelli como el jefe en la banca que puede sacar el máximo a sus jugadores más jóvenes, varios de ellos con un rendimiento decepcionante.